lunes, 10 de noviembre de 2008

Desarrollo Físico y Motor durante la niñez Intermedia

Durante la niñez intermedia, los cambios físicos que se observan en los niños, no son tan marcados como en etapas anteriores. Sin embargo, una breve revisión de lo que ocurre en estos momentos podría aumentar nuestra comprensión de los niños con los que se trabajó. El crecimiento de los niños y niñas entre los 6 y los 12 años es muy diferenciado, aunque en ambos el peso promedio del cuerpo se duplica. El juego y las actividades escolares tanto de niños como de niñas demandan grandes cantidades de energía, por lo que necesitan alimentos suficientes que sirvan de base para su crecimiento. Algunos estudios sugieren que en los niños con desnutrición se observan cambios significativos en el nivel de actividad, pues tienden a ser más pasivos o dependientes de los adultos y más ansiosos. Esto no sólo influye en el desarrollo del niño sino también en la actitud que tienen los padres y los maestros hacia ellos, pues ante la indiferencia del niño, los adultos responden con mayor indiferencia
En términos de salud, se sabe que la niñez intermedia es una etapa en que los gérmenes se transmiten fácilmente en la escuela o en los momentos de juego del niño. Las “lesiones” en esta etapa son bastante comunes, principalmente en los niños varones, dadas las características del sus juegos.
El área motora en la infancia intermedia también se desarrolla de manera importante. Los niños se vuelven más fuertes, más rápidos y coordinan mejor sus movimientos, además, muestran más placer por probar su cuerpo y aprender nuevas destrezas. (En esta etapa hay que tomar consideraciones, los niños serán inquietos y querrán probar su cuerpo porque están en crecimiento, demostrar sus habilidades, exponerse, no son considerados, y es una etapa y mucho hincapié en esto, es una etapa donde es habitual que se lesiones y por ende no querremos eso).